jueves, 21 de enero de 2010

nueva alquimia





O cómo lograr huir de uno mismo sobre un mundo hecho de espejos.

1 comentario:

Franklin Quiñones dijo...

He descubierto el corazón del espejo, hace tan solo unos días asaltó mi conciencia esa revelación; lo que había visto antes era tan solo mi reflejo; leyendo sus palabras he aprendido a tener conciencia del significado de un espejo, o de un reflejo. Gracias por enseñar de una manera tan sutil. Aunque te confieso que ya era de mi conocimiento que la parte trasera de un espejo siempre es oscura y opaca; tan diferente a la luz y brillo de su contraparte. Y en esto no han tenido nada que ver mis fantasmas visitantes.