viernes, 9 de julio de 2010

puedo dormir de un tirón más de una vida



Muere un árbol y es conducido a los infiernos de un libro con dignidad. Pero muere un hombre y no es capaz de hallar ni un solo infierno desocupado.

1 comentario:

Franklin Quiñones dijo...

Hay días, que deseo dormir el mismo lapso; que me vencen un poco las contradicciones de esta realidad, sin embargo es necesario mantenerse despiertos, para apaciguar un poco el sueño futuro de los que vienen detrás.